Inicio / Música/Espectáculo / Cómo fue la vuelta de Gustavo Cordera a un escenario porteño

Cómo fue la vuelta de Gustavo Cordera a un escenario porteño


Gustavo Cordera actuó en Buenos Aires por primera vez después del repudio masivo por sus declaraciones en agosto pasado acerca de las mujeres.
Foto: LA NACION/ Patricio Pidal/AFV

"Acá estoy, loco, para ponerle el pecho", dijo Gustavo Cordera golpeándose el pectoral izquierdo, envalentonado sobre el final de la presentación de Tecnoanimal en La Trastienda. "Gracias, estamos vivos de vuelta", agregó, con tono de desahogo contenido durante casi diez meses. Después del repudio masivo por sus declaraciones del pasado agosto durante una charla con estudiantes de periodismo (dijo, entre otras cosas, que "hay mujeres que necesitan ser violadas"), el cantante se vio en el epicentro de un escándalo: lo procesaron por "incitación a la violencia colectiva", se le trabó un embargo de 500 mil pesos y su carrera ingresó en una pausa forzada a días de haber sacado un nuevo disco que pasó casi inadvertido.

Cordera llegó a tocar en diciembre en el Complejo Multiespacio de Río Cuarto, Córdoba, y el 27 de febrero en Punta Ballena, Uruguay, pero la coyuntura le había impedido presentar el álbum en Buenos Aires. Hasta este par de shows -jueves 15 y viernes 16- se vio amenazado días atrás por grupos de manifestantes que hicieron escraches en la puerta de la sala de San Telmo, en la calle Balcarce, buscando la cancelación de las dos fechas programadas.


En el primer show de Cordera en La Trastienda, las veredas estuvieron valladas y un operativo policial armado para evitar cualquier escrache a Cordera.
Foto: LA NACION/ Patricio Pidal/AFV

Sin embargo, pese a los pronósticos, el primero de sus dos conciertos -más allá de los vallados y los móviles de TV que esperaban registrar lo que no ocurrió- se dio en un marco de total normalidad. Acompañado por su grupo, La Caravana Mágica, Cordera tocó las canciones de Tecnoanimal, el quinto álbum desde su alejamiento de Bersuit Vergarabat (el cuarto con este proyecto), ante poco más de 400 personas. Sonó casi todo el listado del disco, desde "Odio y amor", "El impenetrable" y "El facha", hasta "Pintó meditación" y "Muero por esa nena", tema que narra una historia de seducción entre un hombre mayor y una menor de edad. "Es una historia real o ficticia", dijo Cordera con una sonrisa. Críptico y algo contenido al principio, de a poco fue calentando la lengua. "Hace mucho que no hablo. Las cosas que tengo para decir, ¿se entenderán? ¿Qué dije? ¿Nos entendemos?", soltó antes de cantar "Mi tano amor", tema compuesto para su hija Eloísa.

Sobre el final del show, "El baile de la gambeta", "La bolsa", "Un pacto" y una versión imprevista de "Señor cobranza" impuesta a capela por el público fueron las únicas piezas que sonaron de su antigua banda. "La bomba loca" (con Cordera bailando rodeado de chicas del público que lo abrazaban, acariciaban y besaban, en una escena no exenta de patetismo), "Soy mi soberano" y el estreno de "Creencias", canción midtempo que sonó por primera vez en vivo junto a integrantes del grupo de murga uruguayo La Clave, cerraron un show de poco más de dos horas y media con un evidente olor a revancha. "Quisiera agradecer pero se me parte la voz", dijo el cantante antes de perderse detras del telón. "Todo lo que sucedió me ayudó para encontrarme el alma."

Lo Último

musica-2543153w300

Tom Petty, leyenda del rock, murió a los 66 años

El músico había sufrido un ataque cardíaco